miércoles, 11 de mayo de 2016

Lucio Sánchez. Bajo una larga noche de Festival.

Lucio Sánchez es un referente obligado en la escena jazzística veracruzana; fue fundador del grupo Orbis Tertius del que fue músico, arreglista, compositor y director; grabó el primer disco de jazz que se produjo en el estado de Veracruz, Festival, en 1987; ha liderado varios grupos y ha participado en producciones discográficas como director de Orbis Tertius y como líder de sus propios proyectos. Esta larga trayectoria empezó de manera inopinada a finales de los años sesenta. Dejemos que sea él quien nos cuente la historia. Pero si yo no sabía que todo esto pasaría, ¿cómo diablos fue a acaecer?

Mi carrera musical comenzó de manera muy azarosa a finales de 1969 en la casa de un amigo a quien yo quiero mucho, un excelente guitarrista, Humberto León. Fue muy chistoso porque pasé por su casa, estaba tocando y tenía abierta la ventana, me paré a oírlo y me invitó a pasar, estando ahí me dijo: -Oye, mira, ahí tengo un bajo, tócalo. Y ahí, sin yo haber tocado nunca un instrumento, me puso unas melodías. Estuve con él como unas tres horas y cuando se acercaba la noche me despedí y le agradecí. Yo estaba muy contento de haber tocado un instrumento musical por primera vez y un instrumento que me atrapó, un bajo.

Entonces salí (él hasta la fecha vive en la calle Azueta), comencé a bajar la calle y, como a media cuadra, me alcanzó y me dijo: -Oye, ¿por qué no tocas conmigo?, voy a tocar al rato en una fiesta en el Casino Español. Yo le dije que cómo iba a tocar si no sabía y él me dijo que con lo que había aprendido ya podía tocar, todo emocionado acepté y fui a mi casa solo a cambiarme, a comer algo y me fui.

Al llegar al Casino ya estaban todos los músicos con los instrumentos colgados y me vieron con una cara de ¿tú eres el bajista? (yo tenía un poco menos de 18 años y ellos eran mayores). Me colgaron el bajo y empecé a tocar, yo no sé qué. Al final se me acercó un músico que ahora también es de mis grandes amigos, Chuchito Hernández (después tocó percusiones con Leonardo Ortiz en el Combo Ninguno), y me dijo:
Oye, qué bien tocas
Yo no toco, es la primera vez que agarro un instrumento
¿Cómo que la primera vez?, tocas el bossa nova mejor que un bajista que está con nosotros en un grupo, ¿por qué no vas a que te hagan una prueba?


Yo no soy bossanovero, por ti seré, por ti seré
Fui a ver a Lalo Sainz, el líder y pianista de los Xalver (el nombre venía de Xalapa, Veracruz), un grupo de bossa nova, ahí también estaban Humberto León, Chucho y Leonardo Ballesteros, otro gran amigo, baterista. Lalo me preguntó:
¿Tú eres el bajista?
Pues sí, yo soy el bajista
A ver, ¿qué sabes tocar?
Y toqué las cuatro o cinco piezas que me había aprendido la noche anterior.
Me escuchó y me dijo:
¿Qué más sabes?
Pues ya no sé más, es todo.
Bueno, a ver toca un solo
Yo me quedé meditando ¿qué es un solo?, aún ahora me lo sigo preguntando, ¿qué es un solo? Para tocar un solo hay que saber mucha armonía, conocer las escalas, el instrumento, cosas que aún sigo estudiando. Con los Xalver comencé a viajar por el estado y a ganar dinero con algo que nunca me había imaginado y que aprendí muy rápido. A finales de ese año, Lalo nos dijo que lo habían invitado a acompañar a un cantante que en esa época estaba de moda, Víctor Iturbe, «el Pirulí», se fue a México y el grupo terminó. Y así empiezo mi vida musical, es algo muy simpático que algún día tengo que escribir por ahí.

A veces tengo ganas de tocar y las confirma el mar
Un día, a mediados de enero del siguiente año, llegó Lalo a mi casa y me dijo:
Fíjate que me invitó a tocar en Acapulco un trompetista muy bueno, de Xalapa, pero no hay quien toque el bajo, ¿por qué no vas con nosotros?
Es que yo no sé qué van a tocar, tú sabes que yo apenas empiezo en esto
Tú no te preocupes, es fácil lo que vamos a tocar, si quieres yo te aviso cuándo es la salida. Y así fue, a la semana siguiente me llamó y me dijo que íbamos a ensayar en su casa, ahí conocí a ese trompetista (que después se hizo, también, mi gran amigo), era un músico muy bueno que ya andaba tocando en las orquestas famosas del DF, se llama Rafael Jiménez.

Ensayamos y nos fuimos a Acapulco, fue mi primera salida más lejos.
Alternamos con una orquesta del DF que era muy famosa, la Orquesta de Ingeniería. Al terminar la actuación, nos juntamos todos los músicos a cenar, y se me acercó Rolando, el director de la orquesta, y me dijo:
Fíjate que nuestro bajista se enfermó, ¿no quieres ir a tocar con nosotros?
Le dije que no sabía mucho, que apenas estaba empezando, me dijo que no me preocupara y me fui con ellos. Yo no sabía leer partituras pero como era un chavo le caí bien a todos y me ayudaron y empecé a aprender a escuchar la música y aprendí a leer. Así me fui formando, conocí a muchos músicos famosos del DF, estuve un año con la orquesta y me regresé a Xalapa.

¿A quién le dan jazz que llore?
Al volver comencé a tocar con muchos grupos en fiestas y bailes. Un día un amigo me invitó a un concierto en el Teatro del Estado, me dijo:
-Vamos, va a tocar un grupo muy bueno.
Fui con él y me quedé impresionado y me dije esa es la música que me gusta, es lo que quiero tocar. Ese grupo era el antecedente de Orbis Tertius, se llamaba THNB . Después un amigo me comentó que lo habían invitado a tocar con un grupo de jazz y me dijo:
no hay bajista, ¿no quieres ir?
Y así empecé, en 1972, a tocar con Orbis Tertius donde estuve hasta 2007. En el tiempo que fui director grabamos tres discos: Volviendo al mar, en 1996, Orbis Tertius Jazz, en 1997, y Aniversario, en 2001. Toda mi carrera ha sido un conjunto de casualidades, por eso siempre digo que yo soy un músico de la calle .

Ay, no hay que llorar, pues la vida es un Festival y es más bello vivir jazzeando
Paralelamente a este trabajo en la Universidad [Veracruzana], hice mis propias cosas.
En 1987 quería hacer un disco e invité a unos amigos de muchos años, excelentes músicos: Sergio Martínez, pianista, Ponchito Martínez, saxofonista, Rafa Jiménez, trompetista, Javier Cabrera, percusionista, Adolfo Álvarez, baterista y Humberto León y Alci Rebolledo, los dos guitarristas. Hicimos el disco Festival, en Veracruz, que fue el primer disco de jazz que se hizo en el estado. La grabación tiene también sus anécdotas, estuvimos en el estudio con un ingeniero que nunca había grabado esta música y se le hacía muy extraño, por ejemplo, cómo Adolfo quería poner su batería, pedía unas alturas de sus platillos que al ingeniero no le parecían, después nos dijo que no podíamos grabar piezas que duraran más de tres minutos, y cosas así, pero fue muy buena experiencia dejar ahí plasmado un trabajo que comenzamos muchos años antes y que continuó después.
Ese disco lo presentó un amigo a la organización del Festival de Jazz de Montreal, Canadá, que es uno de los festivales importantes del mundo y en 1991 me invitaron a participar. Fuimos Ponchito, Sergio, Javier, Helio García en las percusiones, un pianista de Veracruz, también muy bueno, Jorge Mabarak, y yo. En Canadá nos presentaron como Lucio Sánchez Band.

Ser con los otros o no ser, esa es la Reflexión
En el año 2000 invité a otros amigos para hacer un nuevo disco, Reflexión. Llamé a un gran amigo, excelente saxofonista, Alejandro Campos, a Rey David [Alejandre] que tocó el piano y el trombón, a Michael Hoaglin que estuvo en las guitarras, entre ellas la still guitar o guitarra hawaiana, como se conoce acá, a un baterista muy joven que falleció hace unos años, Iván Martínez, a Jekk Muzik que tocó la armónica y cantó una pieza suya, Mi sueño de Naolinco, a Jakub Dedina, el Kubo, como trombonista invitado en una melodía, y yo en el bajo.
Estar con músicos que tienen su sello personal, ayuda mucho al proyecto. Yo escribo la música, pero cada quien aporta lo suyo y así van saliendo las cosas, con mis ideas y con todo lo que, además, los músicos aportan en su momento.

Caleidoscopio, el plural sonido propio En el año 2005 volví a grabar, esta vez con la idea de hacer algo que nos identifique. Yo siempre he pensado que, como mexicano, debería también hacer música mexicana, tú sabes que el jazz se roba lo de todos lados entonces se me ocurrió, en esta búsqueda, invitar a un músico que tiene instrumentos prehispánicos, Leo Colorado, él tiene tambores, flautas, silbatos y muchas cosas más, es muy bueno pero integrarse a una propuesta distinta es otra cosa, costó trabajo. También invité a dos músicos que estaban con Orbis en ese momento, Rolando Alarcón, baterista, y Manuel Viterbo, guitarrista, Rey David, a quien ya conocía de muchos años, volvió a tocar conmigo el trombón y un chavito, Jerry López, excelente músico que toca muy bien su sax, íbamos a hacer una gira internacional para presentar ese disco y aún no cumplía los 18 años, cuando nos confirmaron las fechas se puso muy contento porque, para entonces, ya iba a tener la edad para sacar su pasaporte.
Con este grupo grabé Caleidoscopio y con la aportación de estos músicos salió algo diferente a lo que había grabado antes.

El jazz es la prórroga perpetua, siempre el paso siguiente, el otro, el otro
Cuando me jubilé de la Universidad me puse a experimentar con la cerámica para hacer unos instrumentos de percusión que se llaman udus. Seguí tocando, hice un dueto con otro bajista, un chavo talentoso, Memo Origel, estuvimos tocando con dos bajos e invitados, a veces un saxofón, a veces una batería, o con tres percusionistas que tocaban mis udus: Adolfo Álvarez, Javier Cabrera y Helio García.

En 2013 volví al estudio, ahora con Arodi Martínez, un saxofonista oaxaqueño joven, muy bueno, que está tocando con el Orbis y con un guitarrista español, también muy bueno, Bruno Esteban, en la batería participan dos músicos, Daniel Ávila y Renato Domínguez, en una canción integramos los udus. Con ellos grabé, Una larga noche.

Todas las piezas de este disco están en ritmos binarios porque en este momento no me interesa tanto el swing, ya no quiero repetir los standards que tienen tantas versiones hechas por los grandes músicos del jazz. A veces nos la pasamos escuchando la música del norte y no nos damos cuenta que aquí tenemos muy buena música que podemos retomar como están haciendo los chavos con las jaranas y la música jarocha.

Yo estoy en la búsqueda de una voz que suene a mí pero con las influencias de todos los músicos que en su momento me rodean y tratando de que la música de nuestro estado tenga un sello propio, sigo en la búsqueda, ojalá encuentre algo en algún momento y ojalá pueda colaborar un poco en la formación del jazz mexicano.


Sigo tocando, yo creo que así voy a terminar mis días, con mi bajo colgado.

Luis Barria
Share:

Popular Posts

Recent Posts

Blog Archive

Follow by Email

Entrada destacada

Palabras que viajan libremente

"Las nubes harán llover poemas, versos maravillosos que impregnarán ciudades, calles, aveni...

Buscar este blog

Suscríbete

Translate

Entradas recientes

ArteHosting

Tú también usa Artehosting

Síguenos en

Con la tecnología de Blogger.

Acerca de

Hola. Bienvenidos sean todos a Cultura Errante. Somos un grupo de amigos que nos gusta el arte y las actividades culturales en general. No nos consideramos expertos, ni especialistas. Escribimos, pintamos, tomamos fotografías, tocamos música, etc. Por el puro placer de hacerlo.

Te invitamos a ser parte de este espacio.

Participa, opina. La libertad de expresión es un derecho inalienable. Úsalo.

Si tienes dudas, ¡pregunta!
Si algo te gustó o no, ¡exprésalo!

Evita que la vergüenza o el temor al que dirán te impidan hacer lo que deseas.

Escribe. Pinta. Canta. Baila.

¡Gracias por visitarnos!

PD. Te agradeceríamos mucho si compartieras con tus amigos.