lunes, 25 de mayo de 2015

Ay, caray, ya no hay Hay Festival

El jazz bajo la manga

presenta

Ay, caray, caray / qué jodida es mi tierra, qué jodida...

-Ese medicamento le está haciendo muy bien al enfermo
-Sí, pero debemos castigar al médico porque es un villano; maltrata a su mujer, a sus hijos y a todo aquel que se interponga en sus asuntos
-Cierto, pero este paciente va muy bien con el tratamiento
-Ni modo, ya pedimos que se lo retiren y sabes el peso que tienen nuestros nombres
Hasta ahí llegó mi imaginación cuando supe que un grupo de periodistas, intelectuales, artistas, organizaciones y colectivos habían enviado una carta a la organización del Hay Festival que, entre otras cosas, dice: “Estamos muy preocupados por el doble mensaje que envía la edición mexicana del Hay Festival y, por ello, nos permitimos solicitarles que cree las condiciones para no servir como plataforma de promoción del gobernador o sea retirada la sede al estado de Veracruz”.
Tampoco imaginé que la respuesta sería:
-Aunque el paciente vaya muy bien con el tratamiento se lo retiraremos, pero se lo enviaremos a su teléfono celular
Coincido totalmente con el diagnóstico pero discrepo enérgicamente del remedio. Si la primera opción era crear las condiciones para deslindarse del gobernador ¿por qué eligieron, y de tan súbita manera, la segunda?, ¿por no confrontarlo?, ¿es así como nos defienden, retirándonos el antídoto?, ¿no hubiera sido más eficaz aprovechar el prestigio del foro para hacer de él una trinchera de denuncia que tuviera eco a nivel internacional? En fin, hay muchas preguntas y múltiples y variopintas respuestas.

En su inteligente, informado y bien estructurado texto No Hay, Jorge F. Hernández llega a una conclusión que, por más vueltas que le doy, no acabo de entender: "Aunque no lo merece el pueblo lector y los muchos sectores ávidos de cultura del gran estado de Veracruz, por hoy me convenzo de que sea su propio gobernante quien mastique en murmullos de su callada y posible conciencia la dolorosa revelación de que las palabras Libertad, Justicia, Diálogo, aunque parezcan invisibles no desaparecen con la suma de cadáveres y por ende –y por ahora—en ese paisaje entrañable de Veracruz, a donde llegaron hace setenta años miles de exiliados huyendo del régimen de pólvora y guerra de Francisco Franco, a pesar y con pesar de lectores, autores y los libros mismos… mejor no Hay."

¿Por qué es mejor que no haya?

En su columna Hora Libre, Álvaro Belín cita a uno de los firmantes, el escritor mexicano Benito Taibo:
¿Pueden 300 firmas lograr eso?”, se pregunta Benito Taibo, uno de los firmantes, y él mismo se responde: “Lo dudo”. Luego le salta la siguiente pregunta: “¿Nos habremos equivocado?”. Y reconoce:
Los que más perdieron en éste (sic) jaloneo, son sin duda, los habitantes de Xalapa, que dejarán de tener un festival internacional importantísimo, dónde (sic) podían escucharse muchas voces críticas y agudas ligadas a la cultura (…) El gobierno de Veracruz ha dado tibias declaraciones al respecto y no parece acongojarse demasiado. Esencialmente parecería que le da lo mismo”.
Y añade: “Esperábamos que cesaran las agresiones a periodistas, que regrese a Veracruz el estado de derecho y que cese la impunidad. Y obtuvimos la desaparición de un festival cultural de primera, una trinchera y un foro. Me parece que metimos la pata”.
Igual que Belín, agradezco la honestidad del escritor aunque, ¿qué le hacemos?, ya está ahogado el niño.

Algunos de los periodistas firmantes dirigieron una carta a Javier Duarte en la que le dicen: “Tamaulipas empezó como hoy está Veracruz y no hicimos llamadas de atención” y esgrimen toda la argumentación que conocemos, y con la que coincidimos, pero siguen sin explicarnos de qué manera ayudará a resolver el problema la privación de nuestra libertad de pensar, de crear, de soñar.

Felizmente hay voces tan lúcidas como sensatas y congruentes, el escritor coahuilense Carlos Velázquez en su texto El karma del Hay Festival, afirma: "El pasado 29 de enero recibí una petición para sumar mi nombre en una carta en la que una lista de escritores y de periodistas solicitaban que el Hay Festival se retirara de Xalapa debido al alto índice de periodistas asesinados en el estado de Veracruz. No la firmé. En principio porque estoy convencido de que la cultura es uno de los vehículos más eficaces para atemperar el clima de violencia en una ciudad." Más adelante "Entre los firmantes sobresalían nombres que ya habían sido invitados al festival en ediciones anteriores y habían asistido. ¿Y mientras nos emborrachábamos a expensas del gobierno de Duarte no nos importaban los periodistas asesinados?" (el subrayado es mío). "La cancelación del Hay Festival Xalapa es un motivo para entristecerse. ¿Para eso servimos como escritores?", concluye.

Hace cuatro años se suspendió el Año de México en Francia, un proyecto que contemplaba más de 300 actividades culturales, artísticas y turísticas, por el conflicto que generó el caso Florence Cassez. No creo que la suspensión le haya quitado el sueño a Felipe Calderón ni Nicolas Sarkozy. Nadie ganó, no tengo suficientes elementos para saber si Florence Cassez es culpable o inocente pero, en cualquier caso, salió perdiendo porque permaneció en la cárcel durante todo el sexenio calderonista; también salieron perdiendo los pueblos mexicano y francés, y la cultura universal. Nadie ganó nada.
La medida es tan extrema y absurda como si Alberto Ruy Sánchez, Javier Sicilia, Juan Villoro o cualquiera de los firmantes fuera invitado a un festival internacional y un grupúsculo de intelectuales, para lavar su conciencia, solicitara que fuera retirada la invitación porque su presencia avalaría a un presidente que, además de estar envuelto en escándalos de conflicto de interés, ha mostrado una total opacidad en los casos Ayotzinapa y Tlatlaya, y ni siquiera habla de los miles de desaparecidos y asesinados. ¿Serviría para algo?

Ay, caray, qué mal, ya no hay Hay Festival

¿Quién tiene la autoridad,
o cuál es la coyuntura,
para negar la cultura
a esta u otra ciudad?
¿se imaginan, de verdad,
que con esa decisión
arrancarán de un jalón
la mordaza criminal?
Ya no hay Hay Festival,
lo que hay es desazón

Lo que hay es desazón
en la ciudad y el estado
porque nos fue arrebatado
el festín de la razón,
de la luz, de la creación.
Esa decisión fatal
no remedia ningún mal
y a ninguno beneficia.
Qué lamentable noticia
ya no hay Hay Festival.

Ya no hay Hay Festival
y sí hay muchos perdedores:
los escuchas, los lectores,
la cultura en general,
el "de a pié", el intelectual,
el maestro, el estudiante
mas no pierde el gobernante
al que quieren castigar.
¿Qué es lo que van lograr
teniendo al pueblo ignorante?

¿Teniendo al pueblo ignorante
van a remediar sus males,
serán sus efectos tales
que la injuria galopante
frenará en un instante?
En un acto irracional
la élite intelectual,
sin ver la viga en su ojo,
fraguó y consumó el despojo:
ya no hay Hay Festival.








Share:

Popular Posts

Recent Posts

Blog Archive

Follow by Email

Entrada destacada

Palabras que viajan libremente

"Las nubes harán llover poemas, versos maravillosos que impregnarán ciudades, calles, aveni...

Buscar este blog

Suscríbete

Translate

Entradas recientes

ArteHosting

Tú también usa Artehosting

Síguenos en

Con la tecnología de Blogger.

Acerca de

Hola. Bienvenidos sean todos a Cultura Errante. Somos un grupo de amigos que nos gusta el arte y las actividades culturales en general. No nos consideramos expertos, ni especialistas. Escribimos, pintamos, tomamos fotografías, tocamos música, etc. Por el puro placer de hacerlo.

Te invitamos a ser parte de este espacio.

Participa, opina. La libertad de expresión es un derecho inalienable. Úsalo.

Si tienes dudas, ¡pregunta!
Si algo te gustó o no, ¡exprésalo!

Evita que la vergüenza o el temor al que dirán te impidan hacer lo que deseas.

Escribe. Pinta. Canta. Baila.

¡Gracias por visitarnos!

PD. Te agradeceríamos mucho si compartieras con tus amigos.