miércoles, 7 de marzo de 2018

La sorprendente forma de ver el mundo de Platon Yurich



Imágenes que no paran de sorprendernos, paisajes extraordinarios y una imaginación desbordada, así es la propuesta visual del fotógrafo ruso Platon Yurich.

Formas, colores se mezclan en diversos escenarios, en los que mujeres y hombres resultan parte esencial. Sus trabajo nos hace pensar y al mismo tiempo nos  despierta múltiples sensaciones; como si se tratase de un recorrido a través de los distintos estados anímicos del ser humano.







Conoce más acerca de su obra en su página oficial http://www.platonyurich.ru y a través de su cuenta en Instagram https://www.instagram.com/platon_yurich

Visita y comparte nuestro canal en Youtube.
https://www.youtube.com/channel/UCzZHbz9j6M4IYu_HE4Gdc2Q



Fanzine número 4. Ya está disponible.
Share:

miércoles, 17 de enero de 2018

Apuntes sobre una migración francesa a Veracruz: San Rafael y Jicaltepec.




El 24 de abril de 1833 los primeros colonos, en su mayoría procedentes de Dijón, en el actual departamento de Côte-d'Or y de Champlitte, una población ubicada en el actual departamento de Haute-Saône, se embarcaron desde el puerto de El Havre en Francia, con la esperanza de mejores condiciones de vida, animados por Estéfano Guenot y llegaron al poblado de Jicaltepec ubicado sobre la margen derecha del río Nautla.1

En 1867 el Licenciado Rafael Martínez de la Torre compró al señor Francisco de Paula los terrenos situados desde la Hacienda del Pital hasta la desembocadura del río Bobos, por la margen izquierda, para fraccionarlos y venderlos a largo plazo y bajo precio a los colonos que vivían en Jicaltepec, que se encontraban en una situación difícil.

El documento de compra-venta fue firmado ante notario en la Ciudad de México el cuatro de mayo de 1874.

El señor Francisco Bernot, como intermediario, adquirió cuatro lotes para los señores Juan Francisco, Armando Ouelhé, Francisco Roustán, en terrenos del paraje Zopilotes, y el suyo propio en Paso de Telaya, haciéndose responsable del pago de dichos terrenos y como además servía de intermediario en otras transacciones comerciales se le concedió un poder especial ante el Juez de Paz, el ciudadano Desiderio González.
Como muestra de gratitud esta colonia recibió el nombre de su benefactor, el Licenciado Rafael Martínez de la Torre.

Ante las facilidades de pago, colonos de Jicaltepec hostilizados por el cacique Acosta, compraron ranchos donde se fundaron las congregaciones del Ojite, Mentidero y la Poza.
El señor Vicente Meunier, que había adquirido varios lotes en el lugar que es hoy el centro de San Rafael, donó uno para la primera escuela que se construyó rústicamente y cuyo profesor fue el señor Francisco Bernot.

Cinco años más tarde el señor Luis Meunier cedió otro lote para construir una nueva escuela con mejores materiales, ladrillo y techo de teja.
El lote del cementerio fue donado por el señor Juan Capitaine.

Así quedó constituida legalmente esta congregación perteneciente al municipio de Martínez de la Torre y cuyo primer Regidor fue el señor Juan Desouché.

Estas personas sufrieron muchas calamidades: inundaciones, cosechas cuyo producto se llenaba de palomilla y se perdía por falta de mercado, epidemias, guerras, revoluciones, pero a pesar de estas dificultades la colonia prosperó gracias al esfuerzo y perseverancia de sus pobladores.(2)
  
 DOCUMENTALES
 Te invitamos a disfrutar de estos documentales.





_________
1.- San Rafael (Veracruz). Es.wikipedia.org. https://es.wikipedia.org/wiki/San_Rafael_(Veracruz)
2.- Perales F. E. Monografía de San Rafael-
Share:

martes, 9 de enero de 2018

Luchadora (Una mirada diferente a la lucha libre)

Luchadora

Una mirada diferente a la lucha libre

En México, la lucha libre rivaliza con el fútbol en popularidad y ha sido el pasatiempo nacional más querido y admirado desde principios del año 1900 cuando los hombres enmascarados llegaron a encarnar la lucha entre el bien y el mal en el ring. Las mujeres eventualmente, lucharon en todos los aspectos, y fueron abriendo su camino en este deporte, desafiando la resistencia de sus homólogos masculinos los luchadores y las expectativas culturales de la feminidad.

Luchadora es un documental que se centra en Luna Mágica, una estrella de la lucha libre que constantemente pelea por mantener su estatus en la liga profesional, por poder subsistir como madre soltera en la Ciudad de México y recuperar la custodia de su hijo que le fue arrebato por su esposo debido a su trabajo como luchadora en la lucha libre.

Luchadora es un breve documental que nos muestra la fascinante subcultura de la lucha libre femenina en México y explora cuestiones de género y poder a través de la lucha de Luna dentro y fuera del ring. Es una historia universal acerca de seguir un sueño y luchar por lo que amas.

LUCHADORA from River on Vimeo.


Visita nuestro canal de Youtube.



Share:

martes, 2 de enero de 2018

Simone de Beauvoir. Esperanza la última frontera


Para combatir la infelicidad debemos primero exponerla, lo que significa que debemos disipar la mistificación que hay detrás de ésta, ocultándola de la gente para que así no tengan que pensar en ello.

Simone de Beauvoir habla sobre el ateísmo, la última frontera de la esperanza y la necesidad de ir más allá de la división simplista de optimismo y pesimismo.

El optimismo es una alienada forma de fe, el pesimismo es una alienada forma de desesperación, el gran filósofo humanista y sicólogo Erich Fromm escribió en 1972 su muy elegante argumento para la fe racional en el espíritu humano, afirmando que: Tener fe significa arriesgarse, pensar en lo impensable pero actuar dentro de los límites de las posibilidades reales.

Ese mismo año, del otro lado del Atlántico, la filósofa Simone de Beauvoir (enero 9, 1908 – abril 14, 1986) —otra pensadora dotada de una formidable perspicacia y aguda intuición acerca de la experiencia humana — explora esta relación osmática entre optimismo, pesimismo y esperanza en el en su libro autoautobiográfico, All Said y Done (Dicho y hecho), Simone de Beauvoir, 1952.

De Beauvoir, vivió las dos grandes guerras mundiales, dedicó gran parte de su trabajo a la noción de que la felicidad no siempre es posible pero es nuestra obligación moral —Una noción arraigada no en un deseo rosa, sino en un intelecto incisivo que utilizaba todas las herramientas del escepticismo para sondear la mentira y disipar la ignorancia. Atea a lo largo de su vida, reflexionó al final de ésta que, aunque muchas de sus ideas filosóficas fueron evolucionando con el transcurrir de las décadas, su ateísmo permaneció firme. Estaba convencida de que los dogmas de la religión excluyen el pensamiento crítico y el razonamiento analítico necesarios para la investigación filosófica y para la evolución del propio pensamiento humano. —Una injerencia particularmente pronunciada cuando se trata de si uno debe adoptar una actitud optimista o pesimista hacia la vida y la naturaleza humana—. De Beauvoir escribe:

La fe es a menudo un “algo” que es dado durante infancia como parte del equipamiento de la clase media y que es mantenida incuestionablemente junto con todo lo de más. Si ésta llegara a generar alguna duda, existen varias razones emocionales que nos mantienen atados — una lealtad nostálgica por el pasado, afecto por aquellas personas a nuestro alrededor, temor a la soledad o a la amenaza del aislamiento de todos aquellos que no se adecuan… Hábitos de la mente, un sistema de referencia y de valores que son adquiridos y de los cuales te vuelves prisionero.

Prestemos atención a uno de los más significativos engaños de la religión —la inmortalidad, eso a lo que los creyentes se aferran como una última defensa ante el terror que produce la muerte— De Beauvoir dice:

La fe permite una evasión de aquellas dificultades que el ateísmo confronta honestamente. Y corona a todos los creyentes dotándolos de un sentido de superioridad a pesar de todos sus temores.

Pero de esta confrontación valiente surge, aunque con dificultad, una inesperada fuente de esperanza, esa contraparte más lúcida y muscular del optimismo ciego. De Beauvoir escribe:

¿De qué color es el mundo sin Dios en el que vivo? Muchos lectores me dicen que una característica que les gusta de mis libros, es que en ellos notan como me deleito con la felicidad, mi amor por la vida, mi optimismo. Pero otros, especialmente cuando me escriben acerca de mi último libro, “La vejez”, deploran mi pesimismo. Ambas etiquetas están muy simplificadas.

[…]

Mi inclinación natural ciertamente no me lleva a suponer que lo peor es siempre inevitable. Sin embargo, me comprometo a ver la realidad a la cara y hablar de ella sin pretensiones ... Es sólo porque detesto la infelicidad y porque no vislumbro que cuando me encuentro frene a ésta, me siento profundamente conmocionada o furiosamente indignada Tengo que comunicar mis sentimientos. Para combatir la infelicidad debemos primero exponerla, lo que significa que uno debe disipar las mistificaciones detrás de las cuales está oculta a fin de que la gente no tenga que pensar en ella. Es porque rechazo las mentiras y huyo que me acusan de pesimismo; Pero este rechazo implica esperanza - la esperanza de que la verdad puede ser útil -. Y esta es una actitud más optimista que elegir la indiferencia, la ignorancia o la farsa.


Para complementar la parte en específico del siempre estimulante libro “Todo Dicho y Hecho”, en la que De Beauvoir nos presenta las reflexiones acerca de cómo la “casualidad” y la “elección” convergen para hacernos lo que somos, contamos con el manifiesto de Rebeca Solnit para la esperanza en la oscuridad, Helen Keller sobre el optimismo y Jonathan Lear acerca de la esperanza radical, y podemos entonces, volver a revisar la obra de De Beauvoir sobre el arte, la ciencia, la libertad, las labores y la medida de la inteligencia.


Documental sobre Simone de Beauvoir

Share:

domingo, 17 de diciembre de 2017

Érase una vez que la literatura era la onda


La llamada Literatura de la Onda podría situarse a partir de la segunda mitad de los años sesenta, con la aparición de dos novelas: Gazapo (1965), de Gustavo Sáinz, y De perfil (1966), de José Agustín, y continuaría con Pasto verde (1968), de Parménides García Saldaña.

La noción fue creada por Margo Glantz en el “Estudio preeliminar” a su antología Onda y escritura en México (1971), aunque ya en el “Prólogo” a la antología Narrativa joven de México (1969), Glantz se había referido a la Onda y al título de José Agustín: “Cuál es la onda”. Este término es utilizado para definir a aquella literatura mexicana escrita por jóvenes nacidos en México entre 1938 y 1951 y cuyas obras —compuestas principalmente por novelas y relatos— presentaban características muy específicas. De acuerdo con las opiniones de Margo Glantz, la Literatura de la Onda nace en un contexto histórico marcado, principalmente, por el preludio de lo que posteriormente sería el movimiento estudiantil del 68 (que daría lugar a la Literatura del 68), las manifestaciones contra Vietnam, el desequilibrio social —producto de la sociedad de consumo y del capitalismo— y el descreimiento de la juventud frente a todo lo que oliera a autoridad (ya fuera la familia o el Estado y sus instituciones). En Días de guardar (1970), Carlos Monsiváis se refiere a la Onda como el primer grupo que divulga el slang en la literatura mexicana.

En su vida cotidiana y en sus obras, los jóvenes de la Onda subrayan la suciedad como valor contra la limpieza y las “buenas maneras”, proclaman el amor y la paz contra la violencia, ejercen la libertad sexual, rompen tabúes y acepta la pornografía, consumen drogas, adoptan el hipismo norteamericano como forma de vida, son fanáticos del rock y de la música pop, se asombran ante el universo tecnológico que durante esa década abrió nuevos caminos al música y al sonido, desprecian a los que se alinean al sistema, a los “fresas”, a la “momiza”, describen el deterioro y la crisis de la familia, viven la amenaza de ser devorados por el sistema, de ser absorbidos por la sociedad que rechazan, o bien, temen perder su “autenticidad”, pues muchos de ellos se encuentran en la edad crítica de los treinta años y, ante la amenaza de la “edad adulta, retoman actitudes adolescentes.

Escritas por y para adolescentes, las novelas y relatos de la Onda reflejan el mundo de los jóvenes, su rebeldía contra la sociedad, contra las generaciones que los antecedieron y contra todo tipo de ataduras; están marcados por la ruptura y la protesta desorganizadas; expresan la hiperactividad del adolescente, su necesidad (o la de su grupo) de desplazarse, de “viajar” —por el mundo o con la ayuda de las drogas— de recorrer la ciudad, los cafés, los bares, los cuerpos de otros adolescentes.

La Onda recibe la influencia de la literatura de la generación beat. Las situaciones narrativas son descritas por los propios protagonistas para reproducir el instante en el que experimentaron sus vivencias. Esto se traduce en la multiplicidad de las anécdotas (algunas veces sin definición ni justificación) y en la vertiginosidad de los hechos narrados, que generalmente son “acciones sin freno”.

El lenguaje de los textos está creado expresamente por el joven para delimitar su territorio, para separarse del mundo de “los demás”; en él, se da una mezcla de expresiones juveniles desenfadadas, jerga citadina y albures, que se combinan con el ritmo de la música pop y con un nuevo sentido del humor —que puede provenir de las tiras cómicas, del cine o de la literatura norteamericana—. Este nuevo lenguaje, aunado a la temática novedosa, produce formas distintas de aprehender la realidad del adolescente; literariamente, la Onda produce una nueva forma de realismo que “apela a los sentidos”, a la pura sensación, escindida, por supuesto, de cualquier intento de racionalización.

La literatura de la Onda crea nuevas mitologías, nuevos espacios míticos (como es el caso de la colonia Narvarte, que frecuentemente sirve de escenario para las aventuras juveniles en la narrativa de Parménides García Saldaña, José Agustín o Gustavo Sáinz), nuevos héroes que se expresan en forma directa o mediante el uso del slang, de frases tomadas de los Doors, de los Rolling Stones, de Bob Dylan o de los Beatles, de expresiones copiadas de distintos sectores marginados de la sociedad, que se combinan entre sí con juegos de palabras para dar sonoridad a una realidad que pretende entregarse al lector tal como es percibida por el joven. De aquí que el teléfono, la televisión, la radio, la grabadora o las tiras cómicas tengan en esta literatura un papel fundamental para producir ese efecto vertiginoso y simultáneo de la realidad que experimentan los adolescentes.

Aunque hay algunos críticos que incluyen dentro de “La Literatura de la Onda” a algunas obras de autores como Orlando Ortiz, Manuel Echeverría o Juan Manuel Torres, los principales representantes de esta literatura son: José Agustín, con la citada novela De perfil (1966), Inventando que sueño (1968), Se está haciendo tarde (final en la laguna) (1973) o La mirada en el centro (1977), entre otros textos; Gustavo Sáinz, con la citada novela Gazapo (1965), Obsesivos días circulares (1969), La princesa del Palacio de Hierro (1974) y Compadre lobo (1977), por mencionar sólo algunos ejemplos, y Parménides García Saldaña, con Pasto verde (1968) y El rey criollo (1970). Publicaron algunos relatos y fragmentos de novelas en Diálogos, México en la Cultura (suplemento cultural del periódico Novedades), La Cultura en México (suplemento cultural de la revista Siempre!), Cuadernos del Viento, Bellas Artes, Universidad de México, Punto de Partida, Mester, Estaciones, Pop, La Piedra Rodante, Claudia (revista de modas) y Caballero (revista para hombres).

Publicado originalmente en http://www.elem.mx/estgrp/datos/39
Fuente: Diccionario de literatura mexicana. Siglo XX, coordinación de Armando Pereira. Colaboración de Claudia Albarrán, Juan Antonio Rosado, Angélica Tornero. (2ª ed. Corregida y aumentada. México, D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México / Instituto de Investigaciones Filológicas / Centro de Estudios Literarios / Ediciones Coyoacán [Filosofía y Cultura Contemporánea; 19], 2004).

Fuente: Diccionario de literatura mexicana. Siglo XX, coordinación de Armando Pereira. Colaboración de Claudia Albarrán, Juan Antonio Rosado, Angélica Tornero. (2ª ed. Corregida y aumentada. México, D.F.: Universidad Nacional Autónoma de México / Instituto de Investigaciones Filológicas / Centro de Estudios Literarios / Ediciones Coyoacán [Filosofía y Cultura Contemporánea; 19], 2004).

También te puede interesar interese este video


Share:

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Gabriel García Márquez. Todo sobre él.



Cuando Gabriel García Márquez murió en 2014, se dijo que sólo la Biblia había vendido más libros en español que la obra del escritor colombiano: El amor en el tiempo del cólera, El otoño del patriarca, Crónica de una muerte anunciada, El general en su Laberinto ... y sí, por supuesto, Cien años de soledad, la novela de 1967 que William Kennedy describió en una crítica del New York Times como "la primera pieza de literatura desde el Libro del Génesis que debería ser lectura obligada para toda la raza humana".


García Márquez empezó a odiar tales elogios. Levantó expectativas que sentía que no podría cumplir después del enorme éxito de esa segunda novela brillante y bastante sui generis. Todos en Sudamérica leen el libro. Para evitar las aglomeraciones, el autor se fue a vivir a España (donde Mario Vargas Llosa escribió una tesis doctoral sobre él). 


En el año 2014 el Ransom Center adquirió los documentos de la colección de García Márquez incluyen manuscritos originales, predominantemente en español, de diez libros suyos, junto con más de 2.000 piezas de correspondencia, borradores de su discurso de agradecimiento para el Premio Nobel de 1982, más de 40 álbumes fotográficos que documentan diversos aspectos de su vida a lo largo de casi nueve décadas, las máquinas de escribir Smith Corona y los computadores en los cuales escribió algunas de las obras más queridas del siglo veinte, álbumes con recortes de periódicos de América Latina y de todo el mundo que documentan meticulosamente su carrera como escritor. Muchos de estos materiales se incluyen como parte del archivo digital.


Conoce y disfruta de este acervo en Harry Ransom Center

información.


Share:

lunes, 16 de octubre de 2017

Oliver Stone presenta: "Entrevistas a Putin".



"Si Vladimir Putin es verdaderamente el mayor enemigo de USA, deberíamos al menos tratar de entenderlo" O. Stone

The Putin Interviews (Entrevistas a Putin) es una serie de televisión de 2017 de cuatro episodios de una hora de duración cada uno. La serie fue escrita y dirigida por Oliver Stone, a partir de varias entrevistas del director al presidente de Rusia, Vladímir Putin, entre 2015 y 2017.​ Durante las cuatro horas de duración del documental, Putin y Stone tocan temáticas relacionadas con los conflictos en Siria y Ucrania, las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016 o la relación del mandatario ruso con antiguos presidentes estadounidenses como Bill Clinton, George W. Bush y Barak Obama.

Primera Parte


Segunda Parte


Tercera Parte



Te invitamos a visitar
www.culturaerrante.com
Share:

Popular Posts

Recent Posts

Blog Archive

Follow by Email

Entrada destacada

Palabras que viajan libremente

"Las nubes harán llover poemas, versos maravillosos que impregnarán ciudades, calles, aveni...

Buscar este blog

Suscríbete

Translate

Entradas recientes

ArteHosting

Tú también usa Artehosting

Síguenos en

Con la tecnología de Blogger.

Acerca de

Hola. Bienvenidos sean todos a Cultura Errante. Somos un grupo de amigos que nos gusta el arte y las actividades culturales en general. No nos consideramos expertos, ni especialistas. Escribimos, pintamos, tomamos fotografías, tocamos música, etc. Por el puro placer de hacerlo.

Te invitamos a ser parte de este espacio.

Participa, opina. La libertad de expresión es un derecho inalienable. Úsalo.

Si tienes dudas, ¡pregunta!
Si algo te gustó o no, ¡exprésalo!

Evita que la vergüenza o el temor al que dirán te impidan hacer lo que deseas.

Escribe. Pinta. Canta. Baila.

¡Gracias por visitarnos!

PD. Te agradeceríamos mucho si compartieras con tus amigos.